MANERAS EFICACES Y DIVERTIDAS DE LEER CON TUS HIJOS

educacion_juvenil_3

 

Porque la lectura es la base de todo conocimiento, nuestro colegio quiere impulsar la misma desde el principio. Pero el fomento de la lectura debe llevarse a cabo también desde casa, y ahí las madres y padres juegan un papel fundamental.

Cuanto más temprano estén expuestos tus hijos al fascinante mundo de los libros, ¡mejor! Como padre y madre eres su primer educador, ellos aprenderán de ti no sólo por la dedicación y el empeño que demuestres en su desarrollo, sino además con el buen ejemplo.

Ahora bien, ¿cómo los puedes ayudar a desarrollar el interés por la lectura? Si ardua es la tarea de alfabetización, resulta más difícil viviendo en un mundo liderado por la tecnología en donde la televisión y las videoconsolas son los protagonistas. ¿Cómo hacer para que tus niños dediquen menos tiempo a la televisión y más tiempo a la lectura? Más difícil aún, ¿cómo puedes lograr que cambien los videojuegos por libros? Puedes estar pensando que lograr esto es misión imposible.

Pero esto no es así... piensa que es tan sencillo como tan sólo comenzar a regalarles libros. Los padres gastan mucho dinero en juguetes, y no hay mejor tesoro que regalar un libro. ¡Comencemos regalando libros a nuestros hijos!

Recuerda que, también, nuestro colegio dispone de un servicio de biblioteca con préstamo de libros para vuestros hijos y para vosotros.

Sobre cómo sembrar la semilla de la curiosidad por la lectura en los niños, desde qué edad y con qué herramientas, hay autores que señalan que el ejemplo que ven los hijos en sus padres es muy importante. Los niños aprenden con el ejemplo, tienes que tener libros en la casa, léeles todos los días, si son muy pequeñitos, usa libros con diseños e ilustraciones llamativas, puedes también usar dibujos o fotos y luego le haces preguntas y le pides que te cuenten ellos una historia.

 


ESTRATEGIAS CON NIÑ@S DE EDUCACIÓN INFANTIL

· Convierte la lectura en una rutina diaria. Trata de leer a tu hijo, por lo menos, unos 15 minutos diariamente. La hora de ir a la cama es un momento especialmente apropiado para leer juntos.

· Sostén a tu hijo cuando leas. Siéntalo en tu regazo y lee. Permítele agarrar el libro y que te ayude a pasar las páginas.

· Lee con efectos divertidos en tu voz. Usa tu rostro, tu cuerpo y tu voz para hacer divertida la lectura. Usa distintas voces para los distintos personajes.

· Háblale sobre las ilustraciones. Muéstrale las páginas y háblale sobre las ilustraciones del libro. Pídele al niño mirar las ilustraciones para que busque indicios de lo que se trata el cuento.

· Muéstrale a tu hijo las palabras. Al leer, recorre con tu dedo debajo de las palabras. Muy pronto, el niño descubrirá que leemos las palabras y no las ilustraciones.

· Menciona cuánto disfrutas de leer juntos. Háblale de la "hora de leer cuentos" como la hora preferida del día.

· Rodea a tu hijo de libros. Trata de mantener libros en tu casa para que tu hijo lea. Los libros comprados en librerías pueden ser caros, pero recuerda que sacar libros prestados de la biblioteca del cole, ¡no cuesta nada!

· Permite que el niño elija sus propios libros. Leer lo que le interesa es una forma de hacer la lectura divertida.

· Convierte la lectura en algo especial. Ayuda al niño a obtener su propia tarjeta de la biblioteca del barrio, obséquiale con libros y cuentos y usa los libros para premiarle por sus logros.

· Muéstrale al niño las partes de un libro. Enséñale la cubierta. Coméntale de qué puede tratar el libro. Cuéntale quién lo escribió y quien lo ilustró.

· Enséñale cómo se leen las palabras en una página. Indícale que leemos las palabras en una página de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Explícale que las palabras se separan por medio de espacios.

· Házle preguntas a tu hijo y comentarios sobre lo que ocurre en la historia. Pregúntale al niño algo como: "¿Qué crees que ocurrirá después?" o "¿qué es esto?"

· Permite que el niño te haga preguntas. Si tu hijo te hace una pregunta, detente y respóndele, incluso si eso implica interrumpir el cuento. Busca la manera de mencionar cómo se relaciona la historia con la vida de tu hijo.

· Lee lo mismo una y otra vez. A los niños les encanta escuchar sus cuentos preferidos una y otra vez. No lo dudes y lee a tu hijo el mismo libro, ¡por enésima vez! Esto es provechoso para tu hijo.

· Deja que tu hijo te cuente el cuento. Muchos niños memorizan los cuentos que han oído varias veces. Cédele el turno para que "te lea" a ti el libro.

 


ESTRATEGIAS CON NIÑ@S DE EDUCACIÓN PRIMARIA

· Anima a tu hijo a leer otro libro. Encuentra la manera de animar a tu hijo a leer. Si le gusta un libro, busca otro con un tema similar o del mismo autor. Pídele al tutor de tu hijo que te aconseje libros de lectura interesantes y propios para su edad.

· Túrnate para leer. Cuando tu hijo sepa leer, pídele que te lea en voz alta todos los días. Así, os podréis turnar: tú lees una página y el niño la siguiente.

· Haz conexiones con la vida de tu hijo. Ayúdale a conectar lo que lee en los libros con lo que ocurre en la vida. Si leen un libro sobre la familia, menciona por ejemplo en qué se parece o se diferencia lo que ocurre en el cuento a lo que ocurre en su familia.

· Incentiva al niño a leer. Anima a tu niño a leer a la hora de acostarse. Ofrécele escoger entre leer o dormir. La mayoría de los niños elige leer, siempre y cuando no se les ofrezca algo más tentador (como la televisión).

· Trata distintos tipos de libros y revistas. Anima a tu hijo a leer distintos tipos de libros, artículos o cuentos. Hay revistas que los niños pueden leer, pero ¡ojo! revisa antes su contenido y empieza a enseñar a los niños a leer de una forma crítica y reflexiva.